martes, 27 de diciembre de 2016

Estrella hojaldrada de manzana









Estamos en Navidad e inevitablemente comemos más de la cuenta. Ya que vamos a pecar durante muchos días, por lo menos que sea lo menos calórico posible. Sí el hojaldre es mi recurso más usado en estas fechas. Si lo compras fresco y de buena calidad, se deja manejar muy fácilmente y siempre te dará resultados espectaculares. Lo rellenaremos de manzana y azúcar. Tan simple como sano. Sin cremas de huevo, ni azucares en cantidades exageradas ni grasas innecesarias. Lo más complicado en este caso es la presentación del hojaldre. Pero si lo haces con cuidado, no resulta tan difícil.


INGREDIENTES:
  • 2 planchas redondas de hojaldre fresco
  • 2 manzanas bien grandes (la variedad que más te guste)
  • 1 cucharada de canela
  • Azúcar panela para cubrir la plancha
  • Huevo para pincelar.


ELABORACIÓN:
Primero prepara las manzanas. Dudé entre hacerla rallada o picada fina. Opté por la segunda opción, ya que mi intención era que se viera y notara la manzana al comer. Si la haces rallada, al hornear, se quedaría un relleno más tipo pasta.
Lava bien las manzanas y pártelas en cuartos, retira el corazón y sus pepitas, y pícalas en cuadritos pequeños. De esta manera no romperás la estructura de la fruta y no perderá jugo.

Abre una plancha de hojaldre y déjala sobre el mismo papel que tiene. Reparte una cucharada de azúcar en ella y luego la manzana hasta que cubras toda la plancha. Repite con más azúcar y por último espolvorea canela al gusto sobre la manzana. A mí me gusta que sepa bastante a canela. Hazlo a tu gusto.


Tapa la preparación con la otra plancha de hojaldre y presiona bien. Sella todo el borde con un tenedor. Con un vaso marca el centro de la plancha y practica 8 cortes en cruz desde el borde del vaso hasta el borde de la parte externa de la plancha, de manera que obtengas 16 porciones. Si ves que la masa de hojaldre está muy blanda, retira el vaso y métela en la nevera unos 30 minutos. Ten en cuenta que vas a tener que manipularla firme y rápidamente para que el relleno no se salga, así que mientras más fría y dura esté, más fácil será manejarla.
Una vez estén los cortes hechos y con el vaso en el centro de la “estrella”, toma dos porciones y retuerce dos veces hacia afuera: el de la derecha, hacia la derecha y el de la izquierda, hacia la izquierda. Así, la parte que has sellado con el tenedor volverá a quedar hacia arriba. Repite la operación hasta que acabes formando la estrella. Vuelve a meter en la nevera.
fuente:http://elcocinerocasero.com/receta/flor-de-hojaldre-con-chocolate


Enciende el horno a 220ºC con calor a ambos lados y ventilador (si tienes). Cuando el horno esté a punto, saca la estrella de la nevera y píntala con huevo batido. Hornea durante 25 minutos o hasta que veas que el hojaldre está dorado. Saca la estrella del horno y déjala enfriar. Puedes decorar al gusto con azúcar glas o dejarla tal cual. Esta es mi propuesta. ¿Qué te parece? 

jueves, 22 de diciembre de 2016

Pan de Molde





Si hace un par de semanas te había propuesto hacer un buen pan de hamburguesa (o perritos calientes), hoy te vas a enganchar a esta receta de Iban Yarza y la encontrarás en su libro “Pan Casero”. Es un pan de molde que, aunque es totalmente casero, se asemeja bastante a los que compras en bolsa (de los buenos, claro). Yo he preparado diferentes tipos de recetas de pan de molde: con poolish (prefermento), mantequilla o aceite, más o menos hidratado, con y sin leche… Sin duda la fórmula más acertada que he encontrado es esta. Queda esponjoso pero nada denso. Muy blanquito y con un dulzor muy sutil. ¿Quieres un sándwich como el de la foto? Pues venga, manos a la masa, que no es tan difícil.

INGREDIENTES (para un molde metálico de 22-24 cm de largo)
  • 85 gr de agua
  • 85 gr de leche
  • 2 gr de levadura seca
  • 15 gr de azúcar
  • 30 gr de manteca de cerdo
  • 300 gr de harina panificable
  • 6 gr de sal marina


ELABORACIÓN:
Iban Yarza no usa amasadora en muchas de las recetas que propone, pero si la tienes, úsala, será más rápido y fácil.
Coloca el gancho en tu amasadora o robot de cocina y agrega todos los ingredientes indicados en el orden de la lista. Amasa a velocidad mínima durante unos 2 minutos o hasta que la masa esté agarrada al gancho. Detén la máquina, retira la masa del gancho y déjala reposar en el mismo bol, tapado con un gorro de ducha, durante 15-20 minutos. Vuelve a amasar un par de minutos y vuelta a reposar. Pero esta vez déjala unos 40 minutos.
Pasado ese tiempo, o cuando veas que la masa ha duplicado su volumen, vuélcala en la superficie de trabajo y estírala en forma de rectángulo de unos 15 ancho. Vete enrollando la masa bien prieta, ayudándote de los dedos pulgares, estirándola y dándole tensión. Ten en cuenta que un pan de molde no es alveolado, es decir, no tiene una miga con grandes agujeros. Esto es debido a la poca hidratación de la masa y la elevada densidad de sus ingredientes (manteca y leche, principalmente). Te cuento esto porque es importante que enrolles bien prieto, para que no quede ninguna “capa” de masa suelta y vayas a encontrarte con huecos en las rebanadas. Una vez tengas el rollo terminado, mételo en el molde. Yo no lo engraso porque es antiadherente y sé que no hace falta, pero si el tuyo esta en peor estado, engrásalo con manteca de cerdo o aceite. 

Mete la preparación en el horno apagado y déjalo reposar unos 45 minutos más. Saca el preparado y enciende el horno a 220ºC con calor por ambos lados. Cuando el horno esté listo, la masa Debe haber alcanzado el borde del molde, o incluso sobrepasarlo.
Hornea el pan durante 25 minutos a 180-200ºC, para luego sacar el pan del molde, con cuidado de no quemarte, y hornear 5-10 minutos más a 220ºC, hasta que se quede con un dorado uniforme.

Te lo presento de la forma más sencilla y típica: un sándwich de jamón cocido (del bueno, eh?) y queso.

martes, 20 de diciembre de 2016

Tarta de queso y castañas





Hay que aprovechar lo que nos da la tierra, y yo tengo castañas para parar un tren, así que,  después de un rico pastel de chocolate, y haber comido unas cuantas guisadas o asadas, toca el turno de una tarta densa y contundente, cocinada al horno. Sin gelatinas artificiales ni polvos lácteos. Todo natural. ¿Te apuntas?

INGREDIENTES:

  • 300 gr de castañas
  • 300 ml de leche
  • 300 gr de queso crema
  • 120 gr de azúcar*
  • 4 huevos


ELABORACION:
Primero prepara la crema de castañas: practica un corte a las castañas sin llegar a partirlas del todo y hiérvelas durante 10 minutos. Déjalas atemperar para que puedas pelarlas más fácilmente. Has de eliminar las dos pieles para que no amargue la preparación. Luego, acaba de cocinarlas en la leche  con el azúcar durante 20 minutos a fuego medio. Deja reposar un rato para que puedas triturarlas lo más fino que puedas. Yo, esta cocción la hice en Thermomix a 90ºC a velocidad cuchara. Quizá necesites unos minutos más porque en el robot la temperatura es más constante. Yo le tuve que aumentar 10 minutos más de cocción.

Deja reposar la preparación  en el vaso hasta que este a temperatura ambiente. Entonces, con el robot a velocidad 3-4 y sin programar tiempo y agrega el queso y los huevos uno a uno y asegúrate que la mezcla esta homogénea.
Engrasa y enharina un molde redondo de 20-22 cm y vierte la mezcla. Déjala reposar mientras calientas el horno a 200ºC sin aire caliente.
La cocción es larga ya que la masa es líquida, así que necesitara entre 50 minutos y una hora y cuarto, depende del horno. Estará cocinada cuando empiece a dorar un poco y al meter un palillo, éste salga limpio.

Ten en cuenta que la tarta, por efecto de los huevos subirá un poco en el horno y luego bajará un poco cuando la saques. Para que al enfriar no se quede hundida en medio, abre el horno, apágalo y saca un poco la bandeja sin retirar la tarta. Así, el contraste térmico no le afectará tanto.



*la receta marcaba 150 gramos, pero a primera vista me pareció mucho, así que rebajé la cantidad.  

martes, 13 de diciembre de 2016

Salsa de Tomates Asados




Hoy te dejo una receta que seguro habrás preparado mil veces. Y es que cada uno tiene una fiel receta de salsa de tomates o incluso varias, dependiendo de para qué vayas a usarla. Esta es una variante a la que le podrás añadir tus verduras o sofrito preferido. Pero de lo que no cabe duda es de que el toque asado de los tomates le dará una vuelta absolutamente maravillosa a este básico de nuestras despensas.
Si eres atrevido y te gustan las especias, añade todas las que te gusten. Yo, además, te animo a que le des un poco de alegría añadiendo guindilla. ¿Me sigues?

INGREDIENTES:
  • 2 kilos de tomates de buena calidad
  • 3-4 hojas de laurel
  • 3-4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • Sal marina gruesa
  • Mezcla de especias*
  • Pimienta al gusto
  • Azúcar moreno


ELABORACION:
Los tomates ideales para esta salsa son los de tipo pera, ya que son los más carnosos y los que menos pepita tienen, aunque también son válidos los que vienen en rama.
Enciende el horno a 200ºC.
Lava y quita el rabito y pedúnculo a cada tomate y disponlos en una fuente apta para horno. Machaca los ajos y entremézclalos con los tomates. Dispón las hojas de laurel en la base de la bandeja para que no se quemen y para que, además, vayan soltando su aroma con el jugo del tomate. Riega con un buen chorro de AOVE y sal marina. 


Mete al horno durante unos 30 minutos o hasta que veas que la piel del tomate está empezando a quemarse. Deja atemperar para que puedas manipular la bandeja sin quemarte
Pasa los tomates por el pasapuré o bátelos ligeramente con una batidora. Todo depende de lo fina o gruesa que te guste la textura de la salsa.
Vierte la preparación en un caldero bajo y ancho para favorecer la evaporación. Agrega la mezcla de especias (cúrcuma, comino molido, pimientas molidas, copos de guindilla, pimentón ahumado y una pizca de canela), y el azúcar moreno. Cocina la salsa a fuego medio durante 30 minutos o hasta que espese
Opcionalmente puedes añadir algo de albahaca fresca u orégano.
¿Lo realmente distinto de esta receta? El sabor asado que le da el horno y el color pardo de las pieles quemadas. Es otro nivel y conseguirás una boloñesa distinta o unas pizzas de verdadero chef italiano.



*Si no estás muy familiarizado con las especias, agrega primero pimentón, pimienta y comino. La cúrcuma dará un toque de color y la canela un aroma moruno. Insisto, si no eres atrevido, condimenta a tu gusto; si por el contrario te dejas llevar ve agregando poco a poco y probando…Verás que le dará un toque distinto.


jueves, 8 de diciembre de 2016

Burguer Bread


Esta vez te voy a deleitar con una receta un poco más elaborada. Pero estoy seguro de que si la pruebas, ya no querrás esos panecillos repletos de azucares innecesarios y conservantes inútiles para nuestra alimentación. Y es que alimentarse bien no cuesta tanto. Nos cuesta más buscar una excusa e ir rápidamente al supermercado a comprar eso a lo que llaman pan. En fin, nosotros a lo nuestro, ¡a panarrear!
Si eres seguidor mío, seguro que has visto esta receta en mi canal de YouTube. ¿Que no sabes  que soy youtuber ? Pues echa un vistazo… ¡Y que la Fuerza Panarra te acompañe!  Comenzamos.

INGREDIENTES (7-8 panecillos):

  • 125 ml de agua
  • 125 ml de leche
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 20 gr de leche en polvo
  • 6 gr de sal marina
  • 6 gr de levadura seca o 18 gr de la fresca
  • 30 gr de aceite de oliva virgen extra (AOVE)


ELABORACION:
Esta receta es bastante sencilla en lo que al amasado se refiere. Tan solo vierte los ingredientes, menos la sal, en el bol de tu amasadora y mezcla con el gancho hasta que la preparación se agarre al mismo y las paredes queden limpias. La sal la agregarás mientras estés trabajando la mezcla, pues si toma contacto directo con la levadura puede anular su efecto.
Si no tienes amasadora eléctrica, mezcla los ingredientes en un bol amplio pero echando la sal casi al final y cuando la mezcla esté casi terminada, vuelca en la mesa de trabajo y continua con la tarea hasta que la masa adquiera un aspecto liso y no se te pegue a las manos.
Cuando acabes el primer proceso de amasado, tanto si lo haces a mano como a máquina, pasa la masa a un bol aceitado y tápalo con un gorro de ducha. Así evitarás que la masa coja aire y cree costra superior. También fermentará mejor y más rápido si metes el bol en el horno apagado en el que habrás colocado anteriormente un bol con agua hirviendo.


Pasada hora y media, la masa debe estar lista para separar las bolas y formar los bollos. En mi caso eran bollos de unos 100 gramos. Los boleas un poco y los dejas reposar en unos cuadros de papel vegetal o, como hice yo, en los maxi burguers de Lekue. Son unos moldes para hornear este tipo de panecillos, que resultan muy cómodos, ya que al tener cierta profundidad favorece que la masa fermente hacia arriba y de manera uniforme.
Deja reposar los panecillos dentro del horno apagado otra hora o hasta que doblen su tamaño. Luego, sácalos del horno, pon este a calentar a 220ºC y, mientras tanto, pinta cada uno con leche y cúbrelos con semillas de sésamo, chía y/o lino.
Cuando el horno esté listo, mete la bandeja con los bollos y hornéalos durante 10-12 minutos o hasta que se hayan dorado. No me gusta usar ventilador en esta receta porque pueden dorarse antes de tiempo y quedar algo crudos y  densos en su interior.
¿Ya sabes cómo disfrutar de estos ricos Burguer Bread? No solo con carne… También con vegetales y atún, o aguacate y tomate estarían realmente deliciosos.



 .








martes, 6 de diciembre de 2016

Escalibada de Pimientos





Parece que la climatología de mi zona hace que tengamos pimientos de primera y a buen precio en pleno mes de diciembre. Y como yo siempre aprovecho lo que la tierra me da, hoy vamos a preparar una buena escalibada de pimientos que acompañaremos de un huevo frito y arroz basmati. Y además, solo los preparo así cuando los veo tipo italianos, de los alargados. Son más dulces y se cocinan mejor enteros ¿Nos ponemos manos a la obra?


INGREDIENTES:

  • 1 pimiento rojo italiano
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1 pimiento naranja
  • 1 trozo de pimiento amarillo
  • 2-3 dientes de ajo
  • Sal marina
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE)


ELABORACION:

No te lo voy a poner muy difícil esta vez porque, aunque una escalibada se puede hacer en una sartén amplia rehogando los pimientos cortados a tiras, en esta ocasión vamos a innovar usando el horno.
Primero pon a calentar el horno a 200ºC. Coge una fuente apta para horno y dispón los pimientos rojo y verde enteros, y el amarillos y naranja cortados a la mitad con la piel hacia arriba. Riega todo con el AOVE y luego la sal, que quedará pegada al aceite. Machaca los ajos y colócalos debajo de los pimientos que van cortados. Evitarás que se quemen y amarguen la preparación. Cuando el horno esté listo, mete la fuente y cocina durante 30-40 minutos o hasta que veas que la piel del pimiento comienza a quemarse*. Llegado este punto, apaga el horno y deja la bandeja dentro. Conseguirás que la piel del pimiento se despegue de la carne. Luego, si quieres, pela los pimientos y colócalos en el plato de servir junto al arroz y el huevo frito….ahhhh!!!! Y que no se te olvide una buena rebanada de pan.
Como ves, no se puede poner más fácil. Se ven apetecibles, ¿verdad? Yo doy media vida por un buen plato de pimientos…la otra media la pierdo comiéndomelos.
                                   ¡¡Mi reino por un pimiento!!




*Si ves que la piel se quema antes de que los pimientos estén tiernos, tapa la fuente con papel de aluminio.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Pan de Espelta



¡Buenos días! ¿Cómo van esas masas? ¿Te estás animando a coger la masa por los cuernos y dejarte envenenar por el gusano panarra?

Hoy te voy a proponer una pieza más saludable y digestiva. Y no, por ser más saludable y digestiva no es menos sabrosa ni menos buena… ¡Ni mucho menos! La espelta es un tipo de trigo antiguo que casi se extinguió hace tiempo por no muy acertadas prácticas agrícolas. Solo les importaba manipular las semillas de la época para hacer sus cosechas más productivas y fuertes frente a los agentes externos, sin tener en cuenta que, de ese modo, afectaban a la diversidad de los cultivos. 
No obstante, gracias a unos pocos que no se resistían a perderla, se volvió a recuperar esta especie de manera ecológica a pequeña escala y, poco a poco, fue creciendo. Ahora su cultivo está a pleno rendimiento. Lo más probable es que solo la encuentres  en las estanterías BIO de tu supermercado de confianza. Si quieres saber más de este maravilloso grano pincha AQUÍ.
La espelta es un grano con menos cantidad de gluten, por lo que la pieza va a salir más densa. No obstante, te daré un par de trucos para que la miga no quede dura. ¿Quieres probar una rebanada de este rico y saludable pan? Anímate a amasarlo.



INGREDIENTES:
  • 260-270 ml de agua templada*
  • 100 gr de harina de espelta integral ecológica
  • 6 gr de levadura seca**
  • 400 gr de harina de fuerza
  • Una cucharadita de zumo de limón***
  • 4 gr de sal marina


ELABORACION:
Agrega al bol de tu amasadora, o bol de amasar a mano, los ingredientes en el orden descrito arriba y amasa como lo harías normalmente:

  • En la amasadora, con el gancho durante unos 5 minutos o hasta que la masa se agarre a él. 
  • Si es a mano, ve amasando con una espátula de madera hasta que la masa agarre bien y deje casi limpias las paredes del bol. 


Luego, vierte la preparación en la mesa de trabajo y amasa como ya he explicado en otras ocasiones, estirando y remetiendo. La masa estará lista cuando se vuelva algo más lisa y elástica. Pero cuidado, no va a quedar una masa igual que la hecha con harina blanca. La vas a notar más grumosa, por el contenido integral de la espelta. Sabrás que está amasada cuando casi no se pegue a la palma de las manos. No es fácil coger el punto. Más vale que amases de menos, que la levadura ya hará su trabajo.

Déjala reposar durante 20 minutos (tanto si has amasado a máquina como a mano) y a continuación, dale un pequeño amasado. Vuelve a repetir el ciclo de reposo y amasado una vez más y, por último, deja reposar otros 20 minutos. Verás que la masa fermenta muy rápido. Forma la pieza al gusto, sin desgasificarla mucho, y déjala reposar sobre papel vegetal hasta que casi doble su volumen. Una masa integral nunca fermentará mucho por su bajo contenido en gluten, además, si dejas que fermente totalmente, en el horno se puede chafar. En mi caso, una vez formada la pieza, la dejé reposar 45 minutos.
Ya con el horno caliente a 270ºC, coloqué la pieza sobre la piedra y la horneé durante 40 minutos.  




*Suelo agregar el agua ya templada para que la levadura empiece a “despertar” desde el principio. La cantidad final dependerá de tu criterio, es decir, que con el tiempo sabrás cuándo la masa tiene la cantidad de agua óptima. Y lo sabrás cuando vaya quedando amalgamada sin restos secos en el fondo. Por definición, una preparación integral necesitará más cantidad de agua y en este caso llegué hasta los 270 ml. Perfectamente podría haber soportado hasta 300 ml y si eres de los míos te atreverás con masas de mayor hidratación. De momento vale con 270 ml. Ya iremos aumentando el nivel.

**Verás que la cantidad de levadura es algo mayor. Puesto que no tenemos demasiado gluten vamos a ayudar a la masa que fermente un poco mejor. Pero tampoco te pases, que se sobrefermenta.

***He visto que varias recetas agregan este componente ácido, que realmente mejora el sabor y la textura de la miga. Debe ser por alguna reacción química o biológica. Sinceramente no lo sé, pero el resultado en piezas integrales se nota. ¡Palabrita!