jueves, 16 de marzo de 2017

Pull Apart Orange & Cinnamon Bread


Hoy nos vamos a dar un capricho panarra ¿te parece? Este formato que te presento hoy está hecho con una masa básica y sencilla, estilo brioche. Lo que lo hace diferente es que está trabajada en formato “lonchas”, es decir, que en vez de cortar porciones del pan una vez hecho, tomas un pedazo de él, pues se despega fácilmente una vez horneada. El relleno y sabor que le quieras dar es variopinto: puede ir desde una mezcla de especias o hierbas, hasta un relleno dulce a base de ralladura de alguna fruta junto con su jugo. Yo he optado esta vez por la segunda opción. Como has visto en el encabezado, mi pull apart va a ser muy aromático. La naranja la verás en la miga del dulce y la canela aparecerá cuando lo degustes. Todo bañado por un suculento glaseado de mandarina. Si te quedas, te invito a un trocito. Sírvete tú mismo.

INGREDIENTES(molde alargado tipo cake de 25 cm):
-Para la masa
  • 400 gr de harina de trigo
  • 30 gr de azúcar blanco
  • 7 gr de levadura seca
  • ½ cucharadita de sal
  • 125 ml de leche tibia
  • 2 huevos pequeños
  • 60 gr de mantequilla en dados
  • 1 palo de canela

-Para el relleno
  • Ralladura de una naranja o de 4-5 mandarinas
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 40 gr  de mantequilla fundida

-Para el glaseado
  • 2 cucharadas de zumo de mandarina
  • 100 gr de azúcar glass


ELABORACIÓN:
Primero, vamos a infusionar la leche con el palo de canela durante unos minutos a fuego medio-bajo. Evita que la leche hierva para que no le salga la nata. Lo ideal es que esté humeando unos 5 minutos antes de dejarla atemperar para tenerla lista para la masa. Tenla preparada con un buen rato de antelación.


Preparemos la masa. Yo he usado mi robot de cocina, ya que es una preparación laboriosa de trabajar al principio, por su alto nivel de humedad y grasa. Si tú no tienes cacharros de este tipo, solo tienes que mezclar la preparación con una cuchara de palo hasta que obtengas una masa lisa, tersa y homogénea. Para hacerla en el robot de cocina, vierte en el bol la harina, el azúcar y la levadura, y comienza a amasar a velocidad baja con el gancho, agregando la mantequilla en dados, la leche infusionada y los huevos. 


A primera vista, obtendrás una pasta grumosa, pero verás que con el amasado (a mano o a máquina) se irá tornando en una masa lisa y brillante. Sácala de bol y colócala en un recipiente engrasado, para dejarla reposar durante una hora u hora y media, o hasta que casi doblado su volumen.
Pasado el primer levado, saca la masa y, sobre una superficie enharinada y con la ayuda de un rodillo, forma un rectángulo de 25x35 cm que pintarás con la mantequilla y espolvorearás de azúcar y ralladura de naranja o mandarina. Con las manos enharinadas, aplasta el relleno para que no se caiga mientras formas el pull apart. Con un cortapizzas, haz tiras de 5 cm de ancho y apílalas sobre si mismas hasta formar un bloque alargado. Ahora, con cuidado pero firmeza, corta ese bloque en “cubos” de 5 cm y colócalos en el molde forrado de papel vegetal y con el corte hacia arriba. No seas muy cuidadoso en este paso ya que el pull-apart se “recolocará” en el molde durante la segunda fermentación. 


Tapa el molde con un paño húmedo y deja reposar media hora, que será el tiempo que tarde el horno en calentar. Prepáralo a 180ºC sin ventilador. El calor será moderado, pues no nos interesa que quede una corteza muy marcada en este dulce. De hecho, sería interesante tener preparada una hoja de papel de aluminio, por si ves que la última parte de la cocción, se dorara demasiado. Pasada la media hora y viendo que la masa ha aumentado de volumen, métela en el horno y cocina durante 30 minutos.

Aprovecha este momento para preparar el glaseado. Para ello, tan solo mezcla los ingredientes indicados hasta formar una crema densa con la textura de la leche condensada. Reserva.
Saca el molde del horno y, con cuidado de no quemarte, desmolda para dejar enfriar casi por completo. Con el dulce a temperatura ambiente vierte el glaseado sobre el pull-apart, haciendo dibujos al azar e incidiendo en las ranuras del pan para que quede más jugoso aún en su interior.
Ideal para acompañar con la infusión que más te guste. Te prometo que no podrás prepararlo una sola vez. ¿Te lo imaginas con un glaseado de cacao y crocante de almendra?. Cuéntame cómo lo harías tú.

 





1 comentario:

  1. Vaya Iván, tiene una pinta estupenda y me gusta poder ver varias fotos.
    Un beso.

    ResponderEliminar