jueves, 25 de mayo de 2017

¡Grissines para todos!


 Porque no todos los panes son hogazas para sacar rebanadas y tostarlas para untarlas o cubrirlas con los mejores ingredientes… ¡Ni mucho menos!
¿No has pensado a veces cómo acompañar esos tacos de queso curado o unas buenas aceitunas del país? Sí, con pan bizcochado…Pero si me conoces, sabrás que a mí me gusta dar un toque de distinción para que los comensales vean algo original y diferente en la mesa… y me vienen los grisines a la mente. 


Los grisines son esos bastoncillos de pan crujiente que se ven mucho en algunos restaurantes y por doquier en las estanterías de los supermercados. No obstante, yo optaré por una versión casera, sana y diferente. Y es que, con la fiebre y el pavor que ha ocasionado la presencia del aceite de palma en nuestra sociedad, ya no podrás ir al super a por tus bastoncillos crujientes, pues la mayoría contienen en sus ingredientes este producto de dudosa calidad y salubridad.
Atrévete a prepararlos tú mismo en casa. Sabrás lo que contienen y, además podrás innovar con diferentes formas e ingredientes. ¿Empezamos?

INGREDIENTES: 24 grisines aproximadamente
-Para la masa:
250 gr de harina panificable
130 gr de agua
30 gr de Aceite de oliva
25 gr de mantequilla
5 gr de sal
3 gr de levadura
-Para la decoración:
Semillas de chía y sésamo
Tomillo en polvo
Sal al gusto (escamas o sal negra)
Pimentón ahumado

ELABORACIÓN:
Como verás en la lista de ingredientes, esta receta no tiene mucho misterio. Tan solo amasa los ingredientes como lo harías normalmente. Es muy parecida a la masa de la pizza, aunque algo más grasa, para que sea más sabrosa sin añadir demasiada sal. Una vez hayas amasado hasta que los ingredientes hagan bola en el gancho, retira la mezcla del bol, pasa  a tu mesa de trabajo y bolea un poco para dar forma. Deja reposar unos minutos


Como la masa estará más relajada, divide en 24 porciones de unos 18-20 gr y estíralas como haciendo bastones de unos 15-20 cm de largo. Ten en cuenta que a más finos, serán más crujientes y requerirán menos tiempo de horneado. En las medidas que te doy, estarán al horno unos 18-20 minutos.
Ahora, dispón 3 bandejas para rebozar los grisines: una con  semillas de chía, otra con semillas de sésamo y la última con tomillo en polvo. Luego toma un colador para espolvorear de pimentón ahumado otros grisines. Ten cerca la sal elegida y un cuenco con aceite para pincelar los de pimentón. Ve rebozando 6 bastones en la bandeja de chía y otros 6 en la bandeja de sésamo. Otros 6 los vas a retorcer o formar mini trencitas  y rebozar en la bandeja de tomillo. Esto puede ser algo más complicado, pero con maña y paciencia saldrán chulos. Por último prepara los de pimentón, que van a ser planos. Pasa el rodillo por cada bastón, pincela con aceite y espolvorea con el pimentón y la sal.
Obviamente, esta es mi propuesta de presentación y decoración, si tú prefieres otras cosas, innova y cuéntame cómo lo haces

Cada variedad de grisin lo vas a disponer en papel vegetal, para que los hornees por separado. Los de chía y sésamo por un lado, luego los de tomillo y por último los de pimentón, así no se mezclarán los sabores e ingredientes del rebozado. Necesitarán unos 20 minutos a 200ºC. Si no están crujientes en el centro, baja el calor del horno a 175ºC y cocina 10 minutos más. Deja enfriar en rejilla.

No me negarás que, aunque sean algo trabajosos, van a dar un toque de distinción y frescura en tu próximo aperitivo. Como ya te dije antes, innova con la decoración, puedes incluso formar mini rosquillas y entrelazarlos entre sí, o rellenar la masa con algo, como queso rallado o ajo y perejil… ¡Se comerán solos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario