pinea

jueves, 8 de junio de 2017

Pan de Serrano y Queso


En esta ocasión les presento un pan relleno especial y diferente del resto. Generalmente, cuando vamos a preparar un pan relleno, formamos una plancha, como la que se haría para un brazo gitano, y disponemos sobre ella lonchas de jamón, queso o cualquier otro embutido al gusto. Pero este método siempre nos dará como resultado una pieza alargada, que tendremos que cortar en rodajas. 

Por esa razón, he preferido añadir los ingredientes integrados uniformemente dentro de la masa, para tener la libertad de darle a la pieza resultante la forma que desee. 


Este pan que te  presento es perfecto para meriendas ya que al llevar el relleno de jamón y queso ya integrado, es muy fácil de transportar, incluso de calentar en el trabajo para un desayuno rápido a media mañana. ¿Qué te parece la idea? Yo lo he preparado con jamón serrano y una mezcla de tacos de queso, listos para consumir, pero tú puedes añadir otros ingredientes, como aceitunas negras, algo de ajo picado bien fino o incluso cebolla deshidratada. Como ves, las opciones son casi infinitas.

INGREDIENTES:
  • 400 gr de harina panadera
  • 50 gr de harina integral al gusto
  • 250 gr de agua tibia
  • 5 gr de levadura fresca
  • 60 gr de jamón serrano picado
  • 150 gr de queso al gusto (taco o rallado)


ELABORACIÓN:

No nos vamos a complicar mucho con la preparación de esta receta, ya que quiero que tengas opciones de panes completos y rápidos, así que mete todos los ingredientes en tu amasadora eléctrica o bol de amasado y mezcla hasta que haga bola en el gancho de la máquina o, si lo haces a mano, hasta que queden todos los ingredientes integrados en una masa más o menos homogénea. 

Déjala reposar unos minutos, para favorecer la formación de la malla de gluten, antes de volver a amasar a mano con bastante energía, boleando y remetiendo hacia el centro de la bola, hasta que consigas una masa bien tersa. Ten en cuenta que no será una preparación lisa y fina por su contenido en harina integral y tropezones.


Deja reposar otros veinte minutos antes de dar la forma final a la pieza. Yo decidí hacer una barra, pero también existe la opción de formar panecillos o una gran hogaza. Una vez formada la pieza final, tápala con un trapo húmedo, evitando así que se forme costra, y enciende el horno a 270ºC. 

Justo antes de hornear la barra, practica unos cortes diagonales sobre la superficie del pan con unas tijeras y espolvorea al gusto con queso rallado o cubre con unos tacos de queso. Cocina durante 35 minutos o hasta que la superficie esté dorada y el queso crujiente. 

Como ya dije anteriormente, este pan se puede comer solo pero, como todo es mejorable, te propongo que espolvorees la rebanada un poco de pimentón ahumado o sal negra… Llegarás al cielo, te lo aseguro. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario