pinea

martes, 25 de julio de 2017

Pan de Buttermilk

Esta propuesta que te traigo hoy es una masa de levado largo con un agente ácido, el buttermilk, que va a dar al pan durabilidad, esponjosidad y además un toque de jugosidad por el aporte lácteo.
El buttermilk lo podrás encontrar en los lineales fríos de tu supermercado de confianza pero si no es así, lo podrás preparar en casa agregando 20 ml de zumo de limón natural a la leche y dejando reposar unos 10-15 minutos. Notarás que la mezcla se corta y espesa adquiriendo la consistencia de un yogur de beber. Como verás, es una opción diferente y rápida en la preparación, aunque tendrás que organizar el tiempo de fermentación haciéndolo coincidir con la noche o el turno de trabajo.
INGREDIENTES:
  • 350 gr de harina de trigo (50% panadera-50% de fuerza)
  • 175 ml de leche (sin lactosa, en mi caso)
  • 15 ml de zumo de limón
  • 25 ml de agua
  • ½ cucharada de leche en polvo
  • 5 gr de sal
  • 10 gr de aceite de oliva virgen
  • 3 gr de levadura seca de panadería


ELABORACIÓN:
Una vez tengas los ingredientes pesados y preparados, agrégalos a tu robot de cocina amasador o a tu bol de amasado manual. Coloca el gancho de amasar y mezcla a velocidad baja durante unos minutos hasta que haga bola y los ingredientes estén amalgamados.

Deja reposar la masa unos 15-20 minutos y vuelve a amasar otros 3-4 minutos más. Pasa la preparación a un bol engrasado y mete en la nevera para dejar levar en frío durante toda la noche como mínimo (la receta original establece unas 14 horas). Ten en cuenta que a más tiempo de reposo, mejor será la pieza, pudiendo incluso rebajar la cantidad de levadura a la mitad. Si eres atrevido o panarra avanzado sabrás de lo que hablo, si no limítate a dejar en reposo al menos 8 horas con la levadura que te indico en la receta. 




Pasado el tiempo de levado, saca del frigorífico y deja atemperar la masa aproximadamente una hora antes de desgasificarla y trabajarla nuevamente.
Comienza a bolear un poco para dar tensión y formar la pieza final antes de dejarla reposar otra hora más. Precalienta el horno a 270ºC con calor en la base a temperatura máxima y mete la pieza cuando esté a punto, practicando justo antes unos cortes en la superficie del pan y pulverizando de agua. Hornea unos 15 minutos a 230ºC y luego con calor arriba y abajo otros 20 minutos más.


Si eres capaz, déjalo enfriar antes de prepararte unas rebanadas y desayunar unas tostas con tus mejores ingredientes. Yo no me volví loco… me basta con un buen aceite de oliva virgen y unas escamas de sal; pero tambien lo puedes untar con la rica mermelada de cerezas que te ofrecí hace unos días. ¡Sublime!





1 comentario:

  1. Que sabrosa receta, sería delicioso prepararlo el fin de semana. Aunque no soy muy buena cocinando, me gusta mucho los dulces y los postres.... Gracias por la receta.


    También te envió algunas recetas de mi país Perú: Postres Peruanos

    ResponderEliminar