martes, 20 de junio de 2017

Oreo's Cake


Como sabes, no soy muy amante de las tartas demasiado dulzonas y elaboradas, así que cuando mi sobrino me pidió una tarta de oreo como regalo para su cumpleaños, te imaginarás lo mucho que me rebané la sesera para dar con una receta apta tanto para una fiesta infantil como con mis particulares gustos. Así que no me decanté por la típica tarta con base de galleta y relleno semifrío de nata y cuajada, sino por algo más original. Y esto fue lo que salió: una tarta que intenta simular, en el corte, una galleta rellena. Nos ponemos a ello, ¿vale?


INGREDIENTES:
-Bizcocho de 24 cm
  • 200 gr de harina de repostería
  • 80 gr de cacao puro en polvo o tableta (pulverizada en TX)
  • 1,5 sobre de levadura en polvo (10 gr aprox.)
  • 5 huevos
  • 180 gr de azúcar normal o moreno
  • 180 gr de mantequilla en cuadritos a temperatura ambiente
  • Una pizca de sal

 Relleno:
  • Un paquete de galletas tipo Oreo (20 unidades aprox.)
  • 200 gr de queso crema
  • 200gr de nata liquida
  • 50 gr de azúcar 

 Decoración:
  • Un paquete de Oreo Mini
  • Un poco del relleno de crema de queso


ELABORACIÓN:
Empezaremos por el bizcocho de chocolate. Pon a calentar el horno a 200ºC con calor a ambos lados. Bate los huevos con el azúcar unos 5 minutos con la varilla, a gran velocidad  o hasta que blanqueen y espumen, duplicando su volumen. Luego, añade la mantequilla para integrarla a la mezcla. Tamiza la harina con el cacao y la levadura y ve agregando poco a poco esta mezcla a la preparación anterior, con la pala de tu amasadora o con movimientos envolventes ayudándote de una espátula. Encamisa tu molde con mantequilla y harina en polvo, vierte la mezcla en él y mete al horno durante unos 40-45 minutos a 200ºC con calor a ambos lados. Una vez hecho el bizcocho, déjalo enfriar hasta el día siguiente y desmolda.

Al día siguiente, con el bizcocho bien frío, córtalo longitudinalmente a un cuarto de su altura y con cuidado retira esta capa, que luego te servirá para tapar la tarta. Ahora viene lo complicado. Vacía el interior del bizcocho, de manera que te quede un hueco para rellenar, que tenga el mismo grosor en los laterales que el fondo de la tarta. Yo usé un molde de plástico para marcar el corte y luego fui retirando con un sacabolas de helado. Tú puedes usar un cuchillo o un cortapastas, pero intenta que el borde quede lo más regular posible.

Ahora prepara el relleno, montando la nata líquida con el azúcar. Cuando esté casi montada, agrega el queso y sigue montando hasta que quede bien firme. Reserva un poco para decorar el exterior de la tarta, y mezcla someramente el resto con las galletas previamente troceadas.

Vierte la crema con las galletas en el hueco que hemos creado, presionándolo para unificarlo. Tapa con la boina que tenías reservada desde el principio y decora al gusto. Yo trituré parte del bizcocho retirado previamente con unas pocas galletas, hasta conseguir  una especie de tierra de oreos con la que cubrí la superficie de la tarta. Como mandaba la ocasión coloqué 9 galletitas a modo de velas de cumpleaños.  Al corte se simula una galleta rellena. Y como te puedes imaginar, de sabor está espectacular. Creo que he cumplido la misión, mi sobrino me quiere un poquito más… ¡jejeje!