pinea

martes, 17 de abril de 2018

Bollos especiados de cúrcuma y cardamomo



Cada vez me gusta más preparar estas masas fermentadas que dan un paso más allá que la típica hogaza de pueblo o bollo de leche. Atrévete a agregar a tu masa de pan aquello con lo que te prepararías un bocata…investiga que tipo de quesos, embutidos o especias y condimentos te gustan más para hacer que tus panes tengan tu sello original. Conviértelos en un aperitivo en sí mismo, sin tener que untar o rellenar con nada.
Para este tipo de masas yo recomiendo agregar al menos un 50% de leche, aunque en este caso tiene el 100%, y al menos un huevo entero. Resultará una miga más suave y tierna por la materia grasa que aporta.
En esta ocasión no lleva ningún tipo de tropezón, pero están llenos de sabor, y gracias a la cúrcuma han tomado un color amarillo que los hace muy apetecibles.

INGREDIENTES
·         150 ml de leche tibia
·         10 gr de levadura seca
·         1 huevo
·         15 gr de azúcar
·         30 gr de aceite de oliva
·         400 gr de harina de fuerza
·         Una cucharadita de cúrcuma
·         Una cucharadita pimentón ahumado
·         Media cucharadita de harissa
·         Unos copos de guindilla seca
·         Una cucharadita comino
·         Una cucharadita de ajo en polvo
·         Unas semillas molidas de cardamomo
·         6 gr de sal
Semillas de chía, lino, sésamo, girasol para decorar
    Yema de huevo para pintar

ELABORACIÓN
Machaca las especias, la sal y el cardamomo en un mortero hasta dejarlas molidas. Agrega a la amasadora la leche, la levadura, el azúcar, la harina, el aceite y el huevo batido y amasa, agregando la mezcla de especias en medio del amasado.
Cuando la mezcla este homogénea, después de unos minutos de amasar  con el gancho o bien, a mano, déjala reposar unos  10 minutos.
Vuelve a amasar hasta que la masa se agarre al gancho o hasta que se te despegue de las manos sin problema.


Separa porciones de unos 70 gramos y aplánalas, formando unas tortas del tamaño de la palma de tu mano, más o menos. Tapa con un trapo húmedo y deja reposar 15 minutos.
Toma cada torta y forma un bollito, remetiendo los bordes hacia adentro, formando una especie de cestillo, y preséntalos en la fuente donde vayan a ser horneados. Reserva hasta que hayan doblado su tamaño. Tardará en levar al menos 1,5 o 2 horas.
Una vez listos para hornear precalienta el horno a 220ºC con ventilador y aprovecha para decorar con las semillas elegidas. Pinta con huevo batido y espolvorea con chía, sésamo, lino…. Con el horno caliente, hornea unos 15-20 minutos o hasta que la superficie este dorada. Déjalos enfriar en una rejilla hasta que estén templados.



A tener en cuenta:
ü  Estas masas más pesadas admiten levadura fresca. Sabes que no soy muy fan de estos bloques, pero si no estás acostumbrado a estas masas pesadas y grasas, este tipo de levadura más potente te ayudara a un resultado esponjoso.
ü  Recuerda que estas preparaciones son caseras y no llevan ningún tipo de grasas extrañas ni aditivos que los hacen estar tiernos por muchos días. Al segundo día se podrán comer, al tercero, si llegan, dales un par de segundos de microondas o un toque de tostador…quedarán como recién horneados.
ü  Puedes guardarlos en una lata o recipiente hermético para que se conserven en buen estado unos días. También admite congelación. Tan solo dale unos minutos de tostado y estarán listos para comer
ü  Recuerda que una masa fermentada no se debe consumir hasta que este fría, después del horneado, ya que en ese momento aún hay restos de fermentación y gases que en el estómago te puede hacer daño.