jueves, 19 de enero de 2017

TARTA “CORAZON DE FRUTOS ROJOS”




A pesar de lo navideño de las fotos, esta tarta fría bien podría ser el colofón de un almuerzo de verano, y no necesariamente ha de tener forma de corazón (dependerá del molde que uses).
Lo importante es saber qué gelatina usarás y cómo de consistente quieres la tarta. Si estás acostumbrado a usar gelatina en hojas, ya sabrás qué cantidad usar. Dependerá de la marca, ya que las hay con más o menos poder gelificante. También debes de tener en cuenta que la nata aportará a la receta cierta estructura. En mi caso usé tres hojas de gelatina, una menos de lo recomendado por el fabricante, arriesgándome a que la preparación se desmoronara un poco al desmoldar, pero finalmente no fue así. Quedó perfecta. 


Después de estas pautas, ¿te atreves a prepararla? En serio, más fácil no puede ser.

INGREDIENTES:
400 gr de nata para montar
200 gr de frutos del  bosque
3 hojas de gelatina
150 gr de galletas tipo María o Digestive
50 gr de mantequilla
150 gr de azúcar blanco
Molde  con forma de Corazón


ELABORACION:

Pon la gelatina a remojar en agua fría. Tritura lo más fino que puedas los frutos del bosque y pásalos por un chino para eliminar las pepitas y semillas. Vierte unos 50 ml de esta preparación en un cazo y caliéntalo sin que hierva para diluir la gelatina remojada. Remueve hasta que esté completamente disuelta y mézclalo con el resto de la fruta.
Monta la nata con el azúcar hasta que esté bien firme. Yo use mi Kitchen Aid, pero móntala como lo hagas habitualmente.

Ahora vierte la pulpa de la fruta y mezcla con movimientos envolventes, para que la nata no baje y así consigas que se incorpore todo perfectamente. Si te gusta más cargado de fruta agrega más pulpa, pero ten en cuenta que también deberás añadir más gelatina. A mí me gusta cómo quedó con las cantidades que indico, además la cantidad justa de gelatina hace que la mezcla quede aireada pero firme como una mousse. Pon la mezcla en la nevera mientras preparas la base de galletas.
Para la base de galletas enciende el horno a 200ºC. Tritura las galletas con la mantequilla en tu robot de cocina o picadora convencional. Cubre el fondo del molde con papel vegetal, de manera que queden los bordes del mismo por fuera de la base del molde. De esta forma podrás “tirar” con suavidad del papel para que la tarta quede sin la base metálica del molde y  bien presentada en el plato.

Una vez hayas cubierto el molde con la mezcla de galletas, mételo en el horno durante 10-15 minutos. Así se consigue que la mantequilla se derrita y compacte la base, resultando un “galletón” que no se romperá fácilmente cuando presentes la tarta o cortes la porción.


Saca del horno, deja atemperar y vierte la mezcla que tenías en la nevera sobre la base de galleta. Da un par de golpes contra la encimera para eliminar posibles burbujas de aire. Mete en el frigorifico durante 6-8 horas o hasta que haya cuajado la mezcla. Para evitar que la tarta se desmorone al desmoldar, mete la preparación en el congelador media hora, pasa una punta de cuchillo alrededor del molde y saldrá sin problema
Lo mejor es preparar la tarta la víspera de su consumo. Seguro que triunfas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario