martes, 9 de mayo de 2017

Bizcocho de yogur con Corazón de Arándanos





Con este pastel participé hace unas semanas en #eldiadelharina2017. Una  propuesta dulce y sencilla pero con el contraste ácido que da el arándano. Si además tienes un molde divertido y original, no te resistirás a tomar un trocito de este rico pastel. ¿Quieres? Te invito de todo corazón.

INGREDIENTES:
  • 230 gr de harina de fuerza
  • 250 gr de yogur griego
  • 100 gr de arándanos frescos y enteros
  • 150 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 15 gr de levadura química
  • 20 ml de leche
  • 20 ml de aceite de girasol


ELABORACIÓN:
Pesa, tamiza y mezcla la harina, la levadura y 100 gr de azúcar. Reboza los arándanos en harina y engrasa y enharina el molde elegido. Reserva. Enciende el horno a 200ºC.

Bate los huevos con el azúcar restante en tu batidora eléctrica o robot de cocina habitual, hasta que espese y blanqueen. Sin dejar de batir agrega el yogur, la leche y el aceite. Cuando la mezcla esté homogénea, agrega la mezcla de harina, azúcar y levadura poco a poco y con movimientos envolventes o con la pala mezcladora de tu amasadora.

Toma el molde y vierte un tercio de la mezcla resultante, que será espesa y viscosa. Reparte la mitad de los arándanos, cubre con otro tercio de la masa y repite con arándanos. Acaba cubriendo con el resto de la masa, repartiendo todo bien y ayudándote de una pala o espátula, y cubriendo bien las bayas.

Mete en el horno a 200ºC y hornea durante 40 minutos. No abras el horno hasta que pase al menos 2/3 del tiempo total para evitar que la preparación baje de volumen. Así que podrás revisar la cocción con la brocheta pasados los primeros 25-30 minutos. Es posible, dependiendo del tipo de horno, que necesites cubrir el pastel para que no se dore demasiado en su superficie. Para ello, ten lista una hoja de papel de aluminio.


En mi caso, lo dejé 50 minutos, cubriéndolo el último cuarto de hora porque aún estaba algo liquido en el centro… Como ves, el corte es espectacular y muy lucido con las bayas bien repartidas en su interior. ¿A ti qué te parece? También puedes usar otras bayas como frambuesas, moras o grosellas… o incluso una mezcla de ellas. En este caso no recomiendo usar fresas porque estas tendrían que ir troceadas, y lo interesante es que la fruta esté entera y conserve así todo su jugo y sabor cuando lo muerdas. Si quieres convertir este pastel en una auténtica tarta de celebración, cubre la superficie con una capa de frosting de queso y decora al gusto con más frutos rojos o flores comestibles. Un espectáculo digno de saborear.








2 comentarios:

  1. Muy buena pinta. Nunca he usado harina de fuerza en un bizcocho, ¿hay alguna razón para ello o era la que tenías a mano?

    ResponderEliminar
  2. Realmente la receta la pillé de Fernando Sec para #eldiadelaharina. Yo normalmente uso la harina de fuerza para bolleria fermentada y panadera para el resto de preparaciones. Imagino que tendra que ver que la harina de fuerza da mayor empuje a una mezcla pesada como esta que lleva yogur griego.
    Personalmente he visto mucha variacion a la hora de usar harinas de uno u otro tipo para esta o aquella preparación. Mi experiencia me dice que, aunque hay diferencias en el contenido de proteina...no creo que sea de gran importancia para el uso en reposteria...yo lo unico que hago es tamizar bien. Fijate que ultimamente estoy usando la misma harina de trigo de fuerza para todo.

    ResponderEliminar